Hilo musical: Visual Kei, manual de abordaje

Saludos cosmonautas,

no podemos esconder que nos hace “cierta” ilusión abordar finalmente uno de los géneros musicales que más nos ha hecho disfrutar en la Arcadia en los últimos años. Y además, Urías lleva mucho tiempo dándole la lata a este humilde capitán para que nos lanzáramos a hablar de este género genuinamente japonés. Y es que, a pesar de que hoy en día es un género que de forma tímida se está introduciendo en casi todos los rincones del globo, sigue siendo un producto que destila “japonismo” por todos lados.

Empezar diciendo que es un género musical puede conllevar ciertos inconvenientes, ya que hasta el momento se han englobado dentro de esta categoría del “visual kei” una série de bandas y artistas que muchas veces tienen poco o nada que ver en lo musical. Como bien indica su nombre, estamos ante un estilo en el que prima lo visual, a menudo por encima de cualquier otro elemento, se caracterizan por una estética cuidada hasta el más mínimo detalle, desde el vestuario de los conciertos, hasta el de los video clips, fotos promocionales o los PV (“vídeos promocionales”, para neófitos). Entonces, se tiende a meter en el mismo saco bandas de Metal Industrial y otras de un Pop-Rock dulzón, por el simple hecho de vestir de forma vistosa.

Aún así, y a pesar de contradecirnos con lo que acabamos de decir (recordad que a los japoneses les encanta la contradicción), sí podríamos hablar de un estilo musical concreto, aunque actualmente por su mayor popularidad o por interés comercial de algún tipo la categoría “visual kei” ha expandido su área de influencia, cobijando a todo aquel que ha cumplido unos ínfimos requisitos, parece que esto no era así en sus orígenes, donde encontramos una mayor homogeneización en su sonido, aunque siempre respetando el gusto japonés por la variedad.
Así pues, en sus primeros años, lo que algunos conocerán como el “Visual de la vieja escuela” ofrecía una buena mezcla de Metal, Rock, Punk y sonoridades góticas, algo que se traducía a menudo en mucho acorde menor y cambios de tempo consantes, cuyo resultado era una música más bien oscura, pero como no podía ser de otra manera, con un aire claramente japonés. Los japoneses lo habían vuelto hacer, recogiendo influencias de la música y la estética americanas y europeas, habían reformulado toda esa información para convertirlo en algo nuevo, original y propio.

Como ya hemos dicho, poco a poco el Visual Kei se va haciendo un hueco (por el momento muy pequeño) sobretodo entre adolescentes europeos y después americanos, pero existe también una vieja guardia (o no tan vieja) que ya hacía tiempo que esperaba que la música japonesa pudiera, por fin, traspasar fronteras. Hace poco más de 3 años era prácticamente impensable que una banda de Rock Japonés (que no una banda japonesa “occidentalizada”) y mucho menos una de Visual Kei pudieran venir de gira a Europa o tocar en Estados Unidos. Pero actualmente ya tenemos a unos Dir En Grey haciéndose un nombre en la escena Metal norteamericana, y tantos otros grupos que han realizado giras considerables en Europa, desde Moi Dix Mois a Blood, pasando por Ayabie, An Cafe, Kagerou y varios más… podemos decir que el Visual Kei ya es una realidad fuera de Japón (sobretodo cuando aparece en revistas como Loka, por muy bizarro que suene esto), pero si ha venido para quedarse o no, eso es algo que aún no ha quedado del todo claro. Y es que este estilo tiene algunas barreras importantes que superar, principalmente esas clásicos escollos que a menudo entorpecen el intercambio cultural, los prejuicios.

Para empezar, tenemos la cuestión del idioma. ¿Cuántas veces ha tenido que oír cualquier fan de la música japonesa que lo que está escuchando suena a música de videojuego o de anime? (Aunque en algunas ocasiones sea verdad, sobretodo esto último.) Cierto es que la forma de cantar y algunos timbres de voz nos pueden a llevar a ello, pero lo mismo pasa con alguien que solo conoce a Metallica y piensa que todas las bandas de Metal suenan igual. A veces hay que educar un poco al oyente y su oído para poder distinguir ciertas cosas, ¿o acaso todo el mundo puede distinguir una pieza barroca de una romántica?
El idioma, además, también suscita el clásico argumento respecto a la cuestión de las letras, y la imposibilidad de entenderlas… argumento poco sólido pensando que la gente lleva años escuchando e intentando cantar canciones en inglés sin tener ni las más mínimas nociones del idioma.
En cualquier caso, el japonés tiene una sonoridad especial, y mientras que para algunos eso le añade un plus a lo que está escuchando, otros serán incapaces de tomárselo en serio (aunque eso a veces también puede jugar a su favor).

En segundo lugar, tenemos la misma cuestión de la estética. Sí, la propia naturaleza del Visual Kei supone ya un problema para todos aquellos que piensan que la música es solo música, y que por lo tanto el envoltorio no tiene importancia (Kiss llevan años riéndose de los que les dijeron eso ya hace muchos años). Mientras que en la Arcadia estamos de acuerdo en que no hace falta una estética cuidada para hacer una buena canción, también estamos de acuerdo en que adornarlo puede suponer un plus, siempre que no se haga en detrimento de la cuestión musical. Y os podemos asegurar que en la mayoría de casos, la calidad del músico está muy por encima de su vestimenta (a uno le puede gustar o no como suena el Visual Kei, pero es innegable la calidad de los músicos japoneses en prácticamente todos los campos). Volviendo al mundo del Metal, una vez más, han sido muchos los que ni siquiera le han dado una oportunidad a una banda como Slipknot por el simple hecho de ir con máscaras. Pero ellos han demostrado con creces su calidad a la hora de componer y también a la hora de dar conciertos memorables.

Siguiendo con la cuestión estética, quizá a algunos les habrá chocado, viendo las imágenes de este post, que muchos de estos músicos sean chicas… si eso es lo que ha pensado el lector, aplaudiremos a estos artistas por haberles podido engañar. Y es que prácticamente todos los músicos del Visual Kei son hombres. Pero esa herencia del Glam Metal, así como algunas raíces culturales japonesas como puede ser el teatro kabuki, han llevado a que uno de los clásicos en la estética Visual Kei sea la de la androgínia o incluso el transvestismo. Pero una vez más volvemos al tema de los prejuicios, y ahí entraríamos en un debate que tiene mucho de homófobo a veces (aunque no proceda), y en otras de pura pose masculinísima, pero sobretodo se trata de una cuestión de estrechez de miras. En Japón, que un hombre se vista de mujer está mucho más aceptado que en occidente, ya sea por falta de complejos o porque se trata también de una tradición que viene de siglos pasados en los que la mujer tenía prohibido participar en obras teatrales, y por lo tanto los papeles femeninos eran interpretados por varones. En cualquier caso, es una práctica cuyas connotaciones difieren de las que suele tener aquí un hombre vestido de mujer (aunque aquí sigue siendo el disfraz estrella en los carnavales…), en el Visual Kei nada tiene que ver con su condición sexual que intenten parecer mujeres (de hecho ligan, y mucho, con chicas).

Cualquiera que sienta cierta curiosidad por empezar a escuchar estas bandas, hará bien en tener en mente en esas diferencias culturales, no solo porque forman parte de la esencia de estas bandas y por lo tanto es interesante comprenderlas, si no porque hay que tenerlas en cuenta a la hora de establecer (odiosas) comparaciones. Estamos jugando con reglas de juego distintas.

Para empezar a degustar el Visual Kei, os mostramos unos pocos vídeos de algunos hits de ayer y de hoy del género:

Malice Mizer “Bel Air”
http://www.youtube.com/watch?v=EjI4e3QEoPQ

The Gazette “Filthin the beauty”

http://www.youtube.com/watch?v=OjNAaRkbtZo

Kagrra “Irodori no sanka”

http://www.youtube.com/watch?v=xDyvcjLvXwY

Déspairs Ray “Born”

http://www.youtube.com/watch?v=Mtgr_fx4gK4

Si os ha interesado el post, os anunciamos que a partir de ahora empezaremos una serie de artículos dedicados a hacer un breve repaso a las distintas épocas y bandas que ha dado el Visual Kei. Así que ya sabéis, incluidnos en vuestros “bookmarks” o “favoritos”, y os animamos a que dejéis vuestros comentarios, preguntas o propuestas de cara a próximas entradas, os lo agradeceremos.