Garo, tokusatsu de espada y brujería

Saludos cosmonautas,

Aunque queríamos esperar a terminarla para hablaros de esta serie tokusatsu, la subida de adrenalina que nos ha dado uno de sus episodios nos ha empujado a agarrar el teclado para hacer un post sobre Garo, uno de los proyectos recientes y más personales de Amemiya Keita (por favor, quítense el sombrero ante este maestro del tokusatsu, al cual le debemos un señor post).

http://www.youtube.com/watch?v=odkSMQ5Nn_c

Garo es una serie tokusatsu de espada y brujería, que nos cuenta la historia de unos guerreros makai que protegen al mundo de los “Horrors”, unos seres demoníacos que se apoderan del cuerpo de algunos humanos aprovechándose de su lado más oscuro. Añádase una chica mona que se ve envuelta en todo el lío, y ya tenemos una historia que mezcla la pura acción fantástica con el melodrama.

Una de las obsesiones de Amemiya ha sido siempre convertir lo que es principalmente un género infantil, en algo para adultos, precisamente él fue uno de los responsables de convertir a Kamen Rider en un personaje oscuro en los noventa. Así pues, Garo tenía que ser diferente. Para empezar, la serie se emitía en horario nocturno dando rienda suelta a la violencia, al erotismo, y también al terror. Pero hay otros detalles. Por ejemplo, aunque realmente existe un “henshin”, en el que el protagonista se convierte en un caballero de armadura dorada, Koga sigue vistiendo y luchando como un héroe en todo momento.

Pero también es muy destacable el papel que juegan los efectos especiales en esta serie, haciendo honor al género. Y es que la mayor parte de las luchas con los héroes y villanos “transformados” están generadas por ordenador. Algo comprensible, si tenemos en cuenta la complejidad de los diseños, que harían poco viables las coreografías espectaculares con las que nos deleitan si intentara realizarlas un especialista enfundado en la armadura (ojo, sí veremos a alguien vestir la armadura, pero en planos algo más estáticos o de poco movimiento). El gran mérito de Omnibus Japan, la empresa de efectos especiales, ha sido hacer unas animaciones más que decentes para una serie de televisión (mucho mejores que las que podemos ver actualmente en Kamen Rider, a pesar de las críticas), y es que hay que tener en cuenta que esto no es una película de gran presupuesto, sinó una serie semanal con sus limitaciones.

De hecho, estos límites técnicos, presupuestarios y de tiempo tienen un efecto en el propio personaje. Según cuenta el propio director, Garo solo puede convertirse durante 99,9 segundos, no tanto como un homenaje a Ultraman, sinó porque esto ponía un límite razonable a la cantidad de animación por ordenador que había que realizar en cada batalla.

Aparte de las luchas computerizadas, ya hemos mencionado que hay mucha acción real, sin transformaciones, y hay que reconocer que el trabajo es más que destacable. Y el mérito lo tienen sus actores que quisieron protagonizar ellos mismos las escenas para darle mayor realismo. Los resultados les dan la razón. Con la ayuda de las clásicas técnicas del cine de Kung Fu (los cables), y también de los llamados “hombrecitos verdes” (una idea muy original), así como las coreografías de un fantástico director de acción, los resultados son espectaculares. Muestra de ello es el capítulo siete en el que, por primera vez, se enfrentan los dos héroes de la serie, en una auténtica batalla al más puro estilo Hong Kong.

Lo curioso, y triste a la vez, es que el propio director de acción dice haberse inspirado entre otras cosas, en el cine americano, aspirando a hacer algo similar. Cuando la realidad es que el cine americano lleva muchos años copiando descaradamente (vale, en algunos casos homenajeando) todo lo que se ha hecho en materia de acción tanto en China como en Japón. Y es una pena que los directores japoneses no sean capaces de reconocer sus grandes méritos.

El anillo parlachín de Garo, el Pepito Grillo de la serie. Quien le pone voz es Kageyama Hironobu, famoso cantante de anime, que también es el autor de la canción principal de Garo.

Podríamos seguir hablando un buen rato de muchos de los detalles y otros aspectos interesantes de Garo, y es que la srie ha acabado captivándonos. Pero reconocemos que al principio nos costó un poquito más entrar en ella, y no fue hasta el cuatro o quinto capítulo que realmente empezó a convertirnos (el séptimo ya fue definitivo). Y curiosamente el propio Amemiya decía que Garo había que verla un par de veces para empezar a disfrutarla de verdad. Y al menos para nosotros así ha sido.

La buena notícia es que esta no es otra de tantas series tokusatsu de las que hablamos habitualmente por aquí, y que es difícil de conseguir. Selecta Visión editó toda la primera temporada (y única) y una de sus pelis hace ya unos pocos años, en una edición de lujo y con un buen número de extras interesantes, entre ellos el making of (y no, ¡no me pagan por decir esto!). Tened en cuenta que es la única serie televisiva de tokusatsu editada en España hasta el momento. Habrá que apoyarlo, ¿no?

Si queréis ver un tokusatsu diferente, que se aleja de las temáticas habituales del género, y que tiene un tono mucho más adulto (algunos dicen que cambió la concepciíón del género, aunque eso ya lo hizo el propio autor en Kamen Rider), ¡ya estáis tardando! ¡Garo!

Clicando aquí podéis leer un breve post sobre la próxima película en 3D de Garo.