Los tesoros RETRO de nuestros cosmonautas (II)

Saludos cosmonautas,

hace ya unos meses empezamos a escavar profundamente en los rincones de nuestra Arcadia para encontrar algunos viejos tesoros, muchos de ellos llenos de polvo, moho y otras sustancias no identificadas. Lo hicimos en un afán de recuperar todo lo que mola de nuestra infancia, y que sigue molando hoy en día igual, o incluso más. Ya os mostramos nuestros tesoros en varias ocasiones, y también los primeros que nos mandaron algunos cosmonautas. Hoy seguimos en esta segunda parte con las aportaciones de otros acólitos de #TLQM.

En primer lugar, tenemos una curiosísima aportación de Adrià Montiel, a quien conocéis por su gran blog Publicidad Japón. Se trata del “Ordi Baby”, un artilugio de la marca Educa, que fue el primer “ordenador” al que tuvo acceso Adrià. Una buena manera de empezar a forjar el geek interior.

Adrià nos lo explica en sus propias palabras:  “El primer ordenador que tuve. Me lo regalaron cuanto tenía 5 años. Tenia fichas de plástico de todo tipo, no sólo musicales. La colocabas encima del ordenador, apretabas la ficha cuadrada roja y aún no se como, reconocía las actividades especificas de cada una de las distintas fichas de plastico. Había actividades como saber lo que es peligroso y lo que no (un chico comiendo muchos cacahuetes de golpe era peligroso xD), Hacer retratos robot a partir de caras de gente.. etc.. Creo que gracias a este ordenador he aprendido más. Lo digo en serio.”

Ahora vamos a por una cuantiosa contribución de Battosai (de Dos Mineros en Japón, blog con el que seguro os habéis cruzado los que navegáis por el “nexo Japón”), quien nos enseña una amplia colección que hará levantar la ceja a más de uno. Lo que tenemos aquí es un incunable ZX Spectrum (¡también teníamos uno! ¡no sabíamos qué hacer con él!), la Atari 2600, unos cromos de Bola de Dan, uno de los secuaces de Skeletor (malo maloso de He-Man Masters del Universo), y un Mickey Mouse vestido de la selección española de fútbol, ¡eso sí es una frikada!

Pero no acaba aquí la cosa, y seguimos con más cromos de Dragon Ball, una colección bastante fea que nosotros también tenemos (pero es que no había mucho más entonces), también uno los míticos “Tois”, cromos graciosos que antes estaban muy de moda y que ahora nos parecen tan inocentes, y un ejemplar de Don Miki, revista de cómics de Disney (casi todos de cierta edad hemos tenido alguna).

Aquí tenemos otra curiosidad #TLQM, una figurita de Son Goku, que si no recuerdo mal era una goma de borrar. Seguramente vendría con algunos cereales, patatas, o algo  así, ¿no?

Y por último… un gran libro, uno de mis favoritos de cuando era pequeño, y un libro al que Battosai parece tenerle bastante aprecio… ¡El libro de los Gnomos! ¡David el Gnomo!

Una auténtica delicia de libro, en cuanto a ilustraciones y explicaciones. Battosai ha tenido el detalle de hacerle una foto a algunas de sus páginas.

Ahora vamos con otra gran aportación de Sara. No voy a decir la tontería de que “las chicas también saben lo que mola” (o algo así), porque es más que evidente (aunque mierda, ya lo he dicho). Le cedemos la palabra a Sara para que nos cuenta qué es cada cosa (destacar que se ha currado las fotos con unos fondos apropiados a cada caso).

“La muñeca de la marinera mercurio. Qué recuerdos cuando echaban SM en… Tele5, era? Bueno, el caso es que mi madre, al ver que me gustaba tanto la serie y aprovechando el boom, me compró esa muñeca. La verdad, es que de las Sailor Moon esa siempre es la que me pareció la más sosa pero con el tiempo le he ido cogiendo cariño. Los guantes y las botas hace años que por desgracia pasaron a mejor vida. Una de las cosas que más me llamó la atención de la muñeca en cuestión fue su “cuerpo”. Mientras el resto de mis muñecas tenía un pecho descomunal esta era mucho más realista.” (Un servidor añadiría, que era más japonesa – ¡que nadie se ofenda! xD)

El tazo del dragón Shenron. He leído el artículo de Marc Bernabé sobre las fotocopias de DB y qué decir… el boom de esta gran serie yo también lo viví, pero de una forma no tan apasionada. Des de que tenía uso de razón que miraba DB en la televisión. A mis padres les encantaba y nunca me prohibieron verla pese a su violencia y a mi corta edad. Recuerdo que este tazo lo conseguí de una bolsa de patatas Matutano y de lo pringoso de aceite que estaba al cogerlo. Lo que no recuerdo es si llegué a comerme o no alguna patata de esa bolsa xDD” (¡Hey! El Profesor Hurías también habló de ello.)

Los power rangers. Me encantaba la serie, a pesar de ser a imagen real (de pequeñita no solían gustarme ni las series ni las pelis de imagen real) aunque no recuerdo mucho más. Mi favorito era el rojo. Será por eso que me lo regalaron mis abuelos? Pulsando al cinturón se le abre un compartimento en el cual se esconde la cabeza humana. Ambas cabezas se pueden ir rotando según se desee. Los dos más pequeños, los conseguí de regalo con una especie de petit-suis.” (Yo creo que tenía el amarillo, pero no sé si era de los Power Rangers, o si salió incluso antes cuando echaron Bioman en televisión – ¿alguien sabe si sacaron muñecos entonces? Yo no recuerdo tener los símbolos de los Dinozords en el pecho de mi figura).

El gremlin. De éste no puedo decir mucho, ya que a pesar de haberlo conservado durante años, todavía no he visto la peli. Mi abuelo me lo dio y dijo que a pesar de que la peli era muy antigua, no importaba, pues era buena y las buenas pelis nunca caducan. Supongo que debería hacerle caso.” Y nosotros ya le dijimos a Sara que es casi obligatorio ver los Gremlins… Gizmo… ¡CACA!

Y por último, aunque no por ello menos importante, JIVARE nos presenta una auténtica pieza de coleccionista para todos los fans de Bruce Lee, y nos contamos entre ellos. El cómic dice, Javier, es del 84-85, y se lo compraron sus padres en un viaje que hizo a Barcelona.

Aquí os mostramos alguna páginas, pero si a Javi no le importa, supongo que le podemos hacer llegar el cómic a cualquiera que esté interesado.

Y hasta aquí una nueva entrega de “Los Tesoros Retro de los Cosmonautas“, una sección en la que podéis seguir colaborando mandando contribuciones a nuestro email: laaarcadiadeurias (@) gmail com

¡Muchísimas gracias a todos los que habéis contribuido!