“Jo, tía!”, fanzine especial Japón

Saludos cosmonautas,

con más retraso del habitual, ayer fue un día de mucho ajetreo, el post de hoy tiene un carácter en parte regulero y en parte excepcional. Regulero porque lo habremos escrito en pocos minutos, pero excepcional por el valor de nuestro hallazgo.

Ayer fue un día en el que el NEXO estaba por todas partes, topándome primero, y por casualidad, a Pau de El Pachinko en Madrid, y unas horas después a Adrià Montiel de Publicidad Japón en Barcelona. Creyéndonos ya un poco los reyes del mambo en todo lo que se refiere al NEXO Japón, pensando que conocemos a todo el mundo que hay que conocer y todas las fuentes de información que hay que consultar. Adrià me mostró un fanzine (sí, aún existen) que me dejó con los ojos y la boca abierta.

Se trata de “Jo, tía” (el primer fanzine de teenage exploitation), al parecer un bastante veterano fanzine madrileño que, después de una temporada de ausencia, volvió este mismo fin de semana con dos tocharros dedicados íntegramente a Japón. Más de 600 páginas con CD incluído, que nos hablan del país nipón desde una perspectiva muy particular, y “fanzinera” que tanto puede pasar por la crítica más ácida y despiadada, hasta la pura admiración (nos ha recordado mucho el estilo de Mondo Brutto, aunque no es que tengamos muchas más referencias).

Aunque no hemos podido leerlo todo aún, hemos devorado ya una gran parte del primer volumen que básicamente consiste en una particular guía de viaje sobre Tokyo, que seguro interesará a muchos cosmonautas, ya que está hecha desde una perspectiva, lo sepan los autores o no, muy #TLQM. Que hayan incluído Nakano Broadway en su itinerario de tiendas demuestra que han hecho los deberes (y que estuvieron una buena temporada viviendo en Japón).

Pero aparte de esto, en el segundo tomo se puede encontrar un exhaustivo repaso de la cultura Pop japonesa, tocando temas variopintos, que tanto pueden ser una guía de grupos y locales para escuchar Punk, Pop, Rock con sabores cincuenteros, sesenteros y setenteros, un extenso artículo sobre el crack del tokusatsu Eiji Tsuburaya, el mercado de segunda mano en Japón, y muchos otros temas que parece mentira se puedan juntar en una misma publicación. A todo esto, hay que añadir que en los dos volúmenes encontraremos una guía de episodios de Doraemon, eso sí es bizarro.

Decir que el primer volumen se lee al estilo occidental, pero el segundo al estilo japonés (aunque con algunos líos ya que hay artículos que se leen de forma occidental), formando un tándem indispensable que con lo poco que hemos leído creemos que ya vale su elevado precio (12 euros por tomo – y si no lo vale, ya os lo diremos). Como ya hemos dicho antes, cada tomo incluye también un CD con viejos hits japoneses, incluyendo el mítico “ue o muite aruko yo”  (o Sukiyaki) de Kyu Sakamoto, entre otras canciones que estamos empezando a descubrir.

No sabemos de donde han salido ni quienes son, pero “Jo, tía!” nos ha tomado por sorpresa y nos ha revolucionado las neuronas. Y es que han hecho algo… ¡que tendríamos que haber hecho nosotros! (aunque fuera en otro formato! ¿Alguien ha dicho Entrevista Pirata? A ver si se prestan a ello…