Las 10 cosas más irrelevantes del año

Saludos, cosmonautas.

Estamos en una era, una época, un periodo, un momento, una etapa, un ciclo de publicar listas de cosas a mansalva (como esta que acabo de hacer de sinónimos). Las redes sociales son las principales responsables de esta proliferación sin tregua de TOP10s, TOP5s, TOP50s e incluso… ¡TOP100s! El clickbait funciona muy bien con este tipo de listas, y cuando llega el fin de año, la cosa ya se ha vuelto infumable. Tampoco os voy a engañar, siempre he defendido las listas como algo muy útil para tomar nota de ciertas recomendaciones, pero cuando hay 300.000 listas de lo mismo, al final uno se pierde entre tanta opinión. Además, con la cantidad de películas, series, cómics, libros, videojuegos que tenemos disponibles en estos tiempos (legal e ilegalmente), me parece muy temerario llamar a estas listas “lo mejor de”, especialmente si lo haces planteando realmente que consideras que eso es “lo mejor de este año porque yo lo valgo”… que vale, que poner “TOP10 de los cómics que más me han gustado” no vende tanto, pero un poco de humildad, por favor…

En fin, harto de tanta lista, he decidido hacer la mía propia de las cosas más irrelevantes que me han ocurrido a mí a lo largo de este año. Para cagarme en toda la pompa y trascendencia que emana de algunos de estos grandes TOPs que sacan tropocientas mil webs. Se trata de una lista totalmente inútil, estúpida, que a nadie le interesa lo más mínimo… lo que os decía, totalmente irrelevante. ¡Viva las listas de mierda!

1. He pasado más de 4 meses sin tinta en la impresora. 

Comprar tinta da pereza. Además es cara, muy cara. Tan cara, que a veces sale más a cuenta tirar la impresora y comprar una nueva, y no estoy exagerando. Al menos voy a un sitio que te lo hacen reciclado y sale un poco más barato. Interesante, ¿verdad? No.

2. Mi peso se mantiene más o menos igual durante todo el año.

Ha habido momentos en que he bajado a 87, y otros en que casi llego a 91, pero más o menos me mantengo entre los 89.5 y 90 quilos. Dato totalmente irrelevante.

3. Han puesto una lavandería de autoservicio cerca de casa.

Y no podía importarme menos. Tengo lavadora en casa. Lo que no tengo es secadora, pero el sol es más barato. Aunque en invierno cuesta un poquito más que se sequen las cosas, porque el sol no da tanto en mi balcón por culpa de un edificio. En verano es todo lo contrario, nos asamos de calor por la tarde. También muy interesante.

4. La reunión de OT.

Lo cierto es que poner esto aquí es un poco tramposo, porque para media humanidad esto ha sido muy relevante. Pero es que yo no llegué a ver más que un par de programas (y ni siquiera enteros) del OT original. Así que una reunión y la puta “cobra” de las narices no podía ser más irrelevante para mí.

5. La bombilla de la luz de encima del espejo del baño se ha fundido. 

Es especialmente irrelevante para el mundo, y a mí no me debe importar tanto porque hace más de un mes y todavía no la he cambiado.

6. He encontrado el tapón de un pendrive que hacía tiempo que había perdido.

Es un tapón mágico, cada X tiempo desaparece y puede tardar meses en aparecer. Pero el tapón del pendrive naranja sigue desaparecido, y este normalmente desaparece durante mucho más tiempo… ¿será para siempre? No os perdáis las actualizaciones respecto al tema que haré a cada minuto en Twitter sobre el paradero del tapón del pendrive naranja.

7. Las Billy de IKEA han cambiado respecto a hace algunos años, y no puedes reaprovechar algunas de las piezas.

Este quizá sea uno de los más relevantes en realidad, porque me toca un poco los huevos tener algunas baldas sin usar y no poder aprovecharlas. Pero a vosotros no os podía importar menos.

8. En breve me toca silenciar un grupo de Whatsapp que silencio durante todo el año.

Seguramente todos tenemos uno de esos grupos en los que creemos que debemos estar, pero apenas leemos e interactuamos menos todavía. Uno de estos lo tengo silenciado durante todo el año, y en breve tocará volver a hacerlo. ¡Apasionante!

9. Se está a punto de agotar mi bobina de 100 DVDr. 

Hace ya muchos años, ni recuerdo cuantos, que compré de ofertón una de esas bobinas de DVDs para grabar. Apenas quedan un par, porque he estado grabando algunas cosillas para regalar a la familia. La de CDs que también compré sigue teniendo algo menos de la mitad. ¿Debería comprar otra bobina de DVD?

10. He hecho una lista de las cosas más irrelevantes del año. 

Autoexplicativo.