Tokyo Anime Fair 2012: GARO Museum by Marc Bernabé

Saludos cosmonautas,

no podemos quejarnos, lo nuestro es un lujazo. Si dentro del mundillo del manga/anime se puede tener un corresponsal de excepción, este es Marc Bernabé. Aunque queramos romperle las piernas por sus habituales viajes a Japón (y por negarse a llevarnos en su maleta), le ofrecemos la mayor de las reverencias por pensar en nosotros.

Marc se encuentra ahora mismo en Japón para asistir al Tokyo Anime Fair, seguramente el mayor evento anual del sector, y en el que se pueden ver novedades de anime y tantas otras cosas. Entre ellas, una de las series tokusatsu que más nos ha gustado en los últimos años. No es la típica serie de superhéroes en mallas coloridas o armaduras y sus toques de sci-fi de serie B, Garo se centra en el campo de la espada y la brujería, de un mundo contemporáneo infestado de demonios que poseen a la gente (un tema muy apropiado para nuestro post 666). El autor no es otro que Keita Amemiya, uno de los mejores directores de tokusatsu, que ha sido capaz de llevarlo a un terreno alejado del infantilismo que ahora domina el género.

Garo tuvo una primera serie en TV Tokyo que se estrenó en 2005, y terminó después de 25 episodios y un largometraje. Ambas han sido editadas aquí a través de Selecta Visión. En 2010 volvimos a saber del proyecto a través de la película en 3D “Garo: Red Requiem”, y un año después volvería a televisión en forma de serie bajo el título “Garo: Makai Senki”. Pero vamos al grano, os dejamos con Marc. 

Saludos, cosmonautas.

Acabo de estar en el Tokyo Anime Fair, la feria más importante dedicada a la animación japonesa, y me ha llamado la atención un stand pintado de color negro, en cuyas paredes destacaban las letras “Garo Museum”.

Ni corto ni perezoso, he entrado al supuesto “museo”. A pesar de que en mi empresa Daruma tradujimos la primera serie, que sacó Selecta Visión hace unos años en DVD, no conozco Garo más que tangenciamente, ya que no trabajé directamente en ella. El Capitán Urías os contará mejor de qué va. Yo solo sé que es una serie tokusatsu de nueva factura, una especie de intento de crear una franquicia tokusatsu que pueda competir con los grandes colosos del género, es decir, básicamente, Kamen Rider y Ultraman. Desconozco si lo están consiguiendo, si hay ya varias series y películas o no, pero sí que es cierto que cada año me encuentro un stand con importante presencia de Garo en el TAF, cosa que me sorprende bastante.

Pero nunca uno tan impresionante como el de este año. ¡Realmente eso parecía un museo! En ese amplio stand podemos pasear entre montones de trajes utilizados en la serie, a cual más “drag queenesco”, así como impresionantes y recargadas armaduras, armas de todo tipo, maquetas, proyectores proyectando vídeos con los mejores momentos de la serie -o al menos los más espectaculares-, una muestra de dibujos originales creados por el director artístico o responsable conceptual de la serie (no me ha quedado claro quién era), etcétera.

¿Drag-queenesco? ¡Cómo te pasas, Marc!

Sin duda, una exposición increíble, aunque yo, al desconocer la serie, no he podido disfrutarla como seguramente la habría disfrutado el Capi o cualquier otro aficionado al tokusatsu. Ya dicen que más vale una imagen que mil palabras, así que prefiero que veáis las fotos antes que seguir comentando mis impresiones.

 ¿Te echo una mano?

A la salida, por cierto, había un rinconcito con unas máquinas de dardos de Garo, y podías echar una partidilla con ella… ¡Francamente curioso!

Si queréis más información sobre Garo, no dudéis en visitar el post que le dedicamos

Garo, el caballero dorado.