Onyanko Club, esas SÍ eran unas guarrras

Saludos, cosmonautas.

hace ya años creamos cierto impacto en la red descubriendo el pastel del porno encubierto de los vídeos del grupo idol por excelencia japonés, Morning Musume (ahora muy perjudicadas por la popularidad de las AKB48, otras que tal andan). Al parecer muchos no se tomaron con mucho sentido del humor nuestras acusaciones (tontainas), y los comentarios de dicho post nos siguen ofreciendo, años después, nuestra dosis mensual de ofensas e insultos. Gracias a todos por vuestro apoyo. Y por convertir ese post en el primer resultado de Google cuando buscas “porno otaku”.

Pues bien, quizás ha llegado el momento de reconocer nuestro error. Tenemos que rendirnos a las presiones y aceptar que las Morning Musume son sólo unas chicas angelicales e inocentes que nunca han roto un plato, y que cualquier insinuación erótico-festiva que encontramos en sus vídeos es producto de nuestra perturbada imaginación. En realidad, ellas son una versión mucho más light de su más evidente inspiración, las Onyanko Club; y esas SÍ eran unas guarras.

Surgieron a mitad de los años 80, en pleno auge de la burbuja económica japonesa, y sorprendieron con esa apuesta por la multitud. Aunque empezaron sólo con 11 chicas (sacadas de un concurso televisivo), acabaron sumando hasta 52 miembros oficiales, y creando las ahora típicas unidades más pequeñas. Fueron un auténtico boom, a pesar de que algunos de sus Singles eran pura basura. Pero como suele ocurrir con estos grupos, la parte musical era lo de menos, aquí lo que se vendían eran esas angelicales niñas, que se esforzaban al máximo para conseguir el amor de la audiencia en su programa de televisión. Con ellas empezó esa tendencia estética llamada “hijitsuryoku” (falta de habilidad), en la que se valora esa imperfección como un rasgo positivo, convirtiéndose en algo “kawaii” (mono).

Fue precisamente hacia la segunda mitad de los ochenta cuando se dio en Japón el llamado “boom de los uniformes de colegialas”, una moda propiciada por las emergentes “gals”, y cuyo impacto acabó afectando el estereotipo de belleza de la mujer japonesa, situando el canon alrededor de los 16 años. No podríamos decir si las Onyanko Club fueron otro de los elementos que tuvieron influencia en crear dicho canon, o si simplemente se aprovecharon de ello. Pero no parece casualidad que se llamasen Onyanko Club (“El Club de las Mininas”) y utilizaran habitualmente la onomatopeya gatuna “nyan nyan”, que por ese entonces tenía unas claras connotaciones sexuales. Pero si todo esto podían parecer insinuaciones, atentos a su primer Single: セーラー服を脱がさないで Sērāfuku o Nugasanai de (no me quites el uniforme de marinero)

Si no tenéis suficiente nivel de japonés no habréis visto nada raro en este vídeo (aparte del hecho de que canten con el culo). No hay gestos provocativos, no hay nada de carne al descubierto, en definitiva, apenas se pueden encontrar pequeños guiños que apunten a la libido masculina. ¿Pero qué pasa con la letra? Atención…

No me quites el uniforme
Ahora no. Ten paciencia
No me quites el uniforme
No… Aquí, no…

Las chicas siempre estudian las cosas
de oídas. ¡Ah! Todos los días…

Quiero “tener sexo” antes que mis amigas
Me da corte que la cosa no vaya más allá de un beso
Me gustaría “tener sexo” como las que salen en las revistas semanales.
Como entregarme completamente a ti no merece la pena, no lo haré

No me quites el uniforme
Ya me estás levantando la falda
No me quites el uniforme
No me desates el lazo

¿Qué les ocurre a los chicos en esos momentos?
Se ponen muy “interesantes”. ¡Ah! Es un misterio
Es un rollo tener una cita siendo virgen
Ni papá, ni mamá saben que dormiré fuera mañana

Me da un poco de miedo, pero ser virgen es un rollo
Cómete mi “corazón” antes de que me vuelva una maruja

(traducción de Jesús en Espacio Japón con algún “arreglo”)

¿Pero esto qué es? ¡Menudas pervertidas! Estas niñas que van al colegio, cantando a los cuatro vientos las ganas que tienen de perder la virginidad, ¡y encima se hacen las remolonas! Unas guarras… ¡y encima calientapollas!


Y aunque esta canción puede pasar como los clásicos tormentos sexuales de la adolescencia. A ver qué os parece su segundo Single, “O-yoshi ni natte ne TEACHER” (¡pare, profesor!)

http://www.youtube.com/watch?v=-K0vD_WmykE

Pare, profesor / La clase está a punto de empezar / Pare, profesor / Usted es, usted es el profesor

No entiendo las mates / Es como si hubiese abandonado / Derivadas, integrales, funciones cuadráticas / Una situación desesperada, marcas rojas en mis exámenes. 

El as en la manga / es el tío de la plataforma del profesor / desde cierto ángulo puede ver mi falda, un atisbo / así que añadiré un poco de sex-appeal

Pare, profesor / Es el camino más inocente / pare, profesor / Soy, soy una estudiante

Es como si hubiese empezado a llamar la atención / Pero con esa mirada, voy en serio / Y aunque tiene una esposa en casa… / Mmm… probablemente le guste esto

Una vez le haya explicado todo / Venga a la enfermería de la escuela / Si sólo le enseño mi joven piel / No tengo mucho que perder

Pare, profesor / Deberíamos parar este adulterio / Pare, profesor / Usted es, usted es el profesor / Pare, profesor / Usted es de mediana edad y no es mi tipo / Pare, profesor / Soy, soy una estudiante / Usted es, usted es el profesor

Pero la cosa no se queda en esto. No sólo eran unas colegiales perversas ávidas de sexo y capaces de exhibirse para aprobar las mates, también eran unas hijas de puta abusonas. No hemos podido encontrar vídeo con imágenes, pero os hacemos una breve selección de estrofas de su otro hit “Otto Chikan!” (¡Ojo, pervertido!).

¡Mira, mira!¡Alguien me está mirando! En los trenes de hora punta, están hasta arriba. Oh-oh, ese tío con pinta asquerosa está cerca. Las chicas dicen que es un pervertido, y lleva esas grandes gafas. Seguramente un niño mimado, es borde en clase, y siempre viste de gris.

¡Abusemos de él un poco! ¡Me acaba de rozar la mano!¡Abusemos de él un poco! ¡De parte de todas las mujeres! ¡Ese chico es un pervertido! ¡Gritad con voz asustada! ¡Ese chico es un pervertido! ¡Que lo sepa todo el mundo! ¡Nos deharemos de él! ¡Nos desharemos de este trauma! ¡Qué afortunadas!

¡Mira, mira! Haciendo como si no supiera de qué va la cosa!

Puede que mi uniforme escolar se estropee si sigo saltando así, pero es divertido gritar así y fingir que estoy llorando. Incluso una dulce chica de instituto a quien le asustan los bichos, si no se la trata bien se vuelve violenta y puede hacerte daño.

¡Démosle una lección! He tenido una gran idea, ¡le he pellizcado fuerte!

¡P-pe-perdón! ¡Dice con cara de confundido! ¡P-pe-perdón! ¡Dice de forma rara! Él sólo quería darme una nota que pone: “Me gustas” 

Toda una apología del bullying, fomentando la violencia hacia un pobre otaku que lo único que quería era declarar su amor a esta maldita perra. ¡Esto es crueldad animal! ¡Los otakus también son personas! (A veces.) Y además, te salen con esto cuando nos ha quedado claro las ganas que tienen de probar estas experiencias… ¡menuda doble moral!

Panic the world, muy apropiado el título.

Pues bien, no deja de sorprendernos que las idols de los ochenta fuesen tan descaradamente busconas en comparación con las actuales; que quizás insinúan mucho más, pero nunca llegan a ser tan explícitas. Sin duda, las Morning Musume, que copiaron prácticamente todo su funcionamiento de las Onyanko Club, parecen ahora unas chicas muy recatadas. Así que las mejores discípulas de las Onyanko no son otras que las AKB48, a quien la mayoría de fans de las MoMusume odian por ser tan atrevidas (guarras, putas, zorras, perras). Y no es casualidad, ya que su creador es Akimoto Yasushi, el mismo que creó Onyanko Club en los años 80, el mismo que dio el formato moderno a las idols, y que sigue funcionando más de 20 años después. No deja de ser curioso que él mismo fuese el primero en pervertir esa imagen de la idol (la pureza, la honestidad) con propuestas como la de Onyanko Club.

PD: ¿Sabéis qué otras cosas ha hecho Akimoto Yasushi? Pues fue el compositor de “Umi Yuki”, el hit enka de Jero (el primer cantante enka negro).