El escándalo del Gatostiable-gate

Saludos cosmonautas,

mientras aún nos estamos recuperando de la resaca de las risas y carcajadas que nos hemos pegado todos con los vídeos de The Gatostiable Hunter (primera y segunda parte), parece que se ha iniciado una campaña de descrédito en contra nuestra por parte de admiradores del susodicho bicho.

A continuación os reproducimos el comentario que ha dejado Pai-sama en el blog de Ikusuki contando el evento desde el punto de vista un (o una) fan del gatostiable:

Joer… tal y como lo pinta Urías parece algo y no lo fue… que yo estuve allí…
SI, cierto como la vida misma…

TATARATÁ-TATÁ!!! La versión de PAI-SAMA de lo que allí ocurrido… (Mis testigos tengo, y fotos, y videos,…).

Reconocí los carteles en cuanto llegaron por el lateral izquierdo del evento (nuestro amigo los llevaba superpuestos, de manera que solo parecía que llevara un par de carteles en blanco) con lo que nadie a priori se dio cuenta de que iba la historia.

En el video hay metraje intercambiado, es decir, el orden de las imágenes no se corresponde con el evento (firma y dibujo, presentación de la autora, el rato que estuvo la gente esperando a que llegara el staff, que se retraso mas de 1 hora).

El grupo “ninja” estuvo en todo momento tímidamente en los lindes observando la situación y cuando finalmente asomaron el cartel, lo hicieron desde el lado derecho, desde detrás de la muchedumbre, donde nadie vio su acto (una lastima, por que yo realmente deseaba ver que podía suceder).

Ni autora ni staff se percataron del asunto.
Ni tampoco los miembros de la familia Vintró (sponsors del evento) que casualmente estaban A POCOS METROS de Urías, en el linde derecho.

Pude ver como nuestro amigo, apenas unos segundos después de haber mostrado el cartelito (lo justo y necesario para el footage) se fue pasillo a bajo, sin que nadie de seguridad le siguiera ni les dijera nada.
(Si después de eso alguien le dijo algo, no lo se, mi vista no alcanzo mas lejos).

En la fiesta de después del evento, estuve preguntando a la gente (staff, Vintró, etc) si se habían dado cuenta del acto Gatostiable… y ni PUM… nadie lo había visto… ^^U

Afortunadamente la autora tiene muchísimo sentido del humor y tras explicarle que había ocurrido, dijo que entendía perfectamente que a los hombres no les gustara.

Así que… en lo que a mi concierne (y supongo que en general a las ciento y pico personas que habían en el evento).

URIAS 0
GATOSTIABLE 1

Pondría un GATOSTIABLE 0… Pero el hecho de que solo YO y mis acompañantes nos percatáramos del asunto (hasta donde yo pude comprobar)… me parece que le da el punto a favor.

En fin, todo esto sin acritud ni voluntad de hacer mal a nadie (Urías por favor, no te enfades!!!)… pero es que realmente el video esta muy bien hecho…
:?

uruiasultimatum

Cartel ilustrativo del presente post a cargo de @Getres.

Lo cierto es que vamos a tener que hacer una confesión y decir que lo que cuenta Pai-sama es cierto, pero hasta cierto punto. Sí, nos consideramos culpalbles de no ser lo suficiente atrevidos y seguramente de no haber provocado más revuelo en el evento. Pero queremos contestar a esas acusaciones, porque en realidad no deja de ser una visión de los hechos, subjetiva y no completa. Vamos a aclarar primero algunos puntos.

1. Sin duda alguna, el montaje está hecho de forma no cronológica. Pero eso es algo muy habitual en cualquier reportaje. Se montan las imágenes para contar una historia de una forma determinada (y por eso siempre es fácil que los periolistos manipulen o tergiversen la información, aunque ni se den cuenta de ello – afortunadamente nosotros no somos periodistas), en cualquier caso, todo se hace para darle más dramatismo y emoción al asunto. Incluso nuestro reportaje sobre el Salón del Manga, si se viera a pelo, sería mucho más aburrido.

2. Aunque no lo pareciera, teníamos intención de llegar más cerca de la madre que parió al gatostiable. Una de nuestras misiones era conseguir un autógrafo suyo (algo que mucha gente ha pedido en los comentarios). Pero luego nos enteramos de que solo iban a tener acceso a ella los 25 ganadores del concurso fotográfico del gatostiable (¡tendríamos que haber participado, mierda!).

3. No esperamos a que terminara el evento porque la mujer tardaba tanto en hacer los dibujitos que se me habría quemado la pizza que tenía en el horno. ¡25 dibujitos que tenía que hacer la señora, todos idénticos, pero igual de lentos los hacía!

4. Es cierto que un miembro del personal del centro comercial acabo echándonos con malas pulgas. Lo que pasa es que eso ocurrió fuera del recinto, en la entrada.

5. Precisamente ahí sacamos nuestras pancartas, justo delante del cartel que anunciaba el evento, ahí pudo verlo mucha gente que paseaba por ahí, o que entraba en el centro comercial. Incluso, una de las 25 ganadoras del concurso, y sus acompañantes, mostraron su reprobación al cartel (después de pillar lo que significaba “gatostiable”). Al final del vídeo, aunque puede costar por el ruido y la música, se puede oír de fondo alguien que dice “no hombre, no, no…”.

Una vez aclarados estos puntos, proseguimos.

En primer lugar, os vamos a demostrar que podemos volver a darle la vuelta al resultado del match que propone Pai-sama. Y aunque en los comentarios del blog del Tío Tosca hemos aceptado el empate, después de darle unas vueltas, consideramos que la victoria ha sido nuestra… ¡y os lo voy a demostrar!

Para empezar hay que tener claro cuales eran los objetivos de nuestra misión. No somos una célula terrorista violenta (bueno, hasta cierto punto sí), y por lo tanto, no queríamos crear secuelas irreparables en las inocentes mentes de los niños gatostiabilizados ahi presentes (y mucho menos provocar a sus padres, ya que a veces pueden ser algo violentos cuando creen que alguien pretende ofender a sus retoños); eso sí, el día que nuestra organización empiece a tener beneficios (a través del chantaje y las extorsiones), puede que nos planteemos liarla un poco más (si tengo que cobrar, quiero hacerlo en los dos sentidos), y si nos hacemos famosos ya tendremos cierto “seguro de vida”,  como del que gozan otros famosetes televisivos. Pero nos hemos ido de las ramas, uno de nuestros objetivos, después de todo esto, era darle cierta visibilidad a The Gatostiable Hunters (ya fuera en el evento, o fuera de él a través de nuestro vídeo), y uno de nuestros mejores deseos habría sido que la madre que parió al gatostiable se hubiese enterado de ello. Lo que está más que claro es que nuestros vídeos han tenido éxito, al menos por lo que respecta al humilde blog de La Arcadia de Urías, que ha recibido un porrón de visitas en estos días (lógicamente comparado con el número de visitas habitual), además el vídeo ha dado la vuelta por muchos blogs, empezando por el blog de Ikusuki (1 y 2), después el de Lorco, el de quicoto, el de elPachinko y también el de zon7. En ese sentido un éxito.

Pero reconocemos que hasta cierto punto Pai-sama tiene razón, nos fuimos pensando que prácticamente nadie se habría enterado de nuestra jugarreta, y mucho menos la madre que parió al gatostiable. Pero afortunadamente, después de todo,  esto no quedó así, si no que tanto los organizadores del evento como la propia creadora del bicharraco se enteraron de nuestra visita gracias a Pai-sama. Así que, ese es otro objetivo cumplido, aunque fuera de rebote, pero lo que importa es que la autora ya sabe de nuestra existencia, y ahora aún le cuesta más dormir por las noches (hahahaha – risa malévola – en realidad nos alegramos de que se lo tomara con sentido del humor).

Pero había otro objetivo detrás de todo esto, seguramente el más importante y definitivo. Lo que vulgarmente se dice “echarnos unas risas” (sin hacer daño ni ofender a nadie, por supuesto). Y como decíamos, con las vueltas que ha dado el vídeo, la gente que ha comentado, retwitteado y hablado del post, creemos haber cumplido ese objetivo con creces, incluso más allá de nuestras expectativas.

Así pues, al final, viendo que nuestros objetivos se cumplieron prácticamente al 100%, solo nos queda volver a decir que:

URÍAS 1- GATOSTIABLE 0

Las fabulosas fotos de este post son obra de quicoto.