Cat Stevens y Harold and Maude

Saludos cosmonautas,

hoy tenemos una especie de post doble, ya que vamos a hablaros de dos cosas distintas, un músico y una película, pero que para nosotros están estrechamente ligadas.

Vamos a empezar por a película, “Harold and Maude“, que sin duda estaría en nuestro Top Ten de películas favoritas de todos los tiempos, y por muy “gafaspasta” que suene, es una película poco conocida y que con los años se haya convertida en una de esas pelis de culto para cuatro cinéfilos.

La película se estrenó en 1971, y su premisa llegó a ser tan escandalosa que según tenemos entendido, en el Reino Unido estuvo unos cuantos años censurada. ¿Qué escandaliza tanto? Seguramente la cantidad de suicidos que hay en el film así como las relaciones sexuales entre un jovencito de 19 años y una mujer de 79.

El film empieza con la historia de Harold, este chico rico de 19 años bastante excéntrico, que acostumbra a simular suicidos ante su madre para llamar su atención, especialmente cuando ésta le trae chicas a casa para que las conozca y empiece a forjar un futuro exitoso.  Pero aparte del suicidio, una de las grandes aficiones de Harold son los entierros, y no duda en tunear su coche para que parezca una vehículo de la funeraria, y en acudir a funerales por el simple placer de hacerlo (sin que conozca los difuntos). En uno de estos, acaba conociendo a Maude, la viejecita de 79 años que también es aficionada a los funerales. Y sí, aunque parezca mentira, surge un romance entre ellos dos.

http://www.youtube.com/watch?v=5mz3TkxJhPc

“Harold & Maude” es una película muy especial, con un humor negro exagerado e hilarante en muchos momentos, y con un plantel de personajes secundarios cais tan carismático como sus protagonistas. Un film que no recomendaríamos a todo el mundo, y esto hace que aún tenga más valor para nosotros, ya que aquellos que puedan disfrutar de la película lo harán con creces.

¿Y qué relación tiene esto con el músico que decíamos al principio? No es que Cat Stevens tenga un papel en la película, al menos no de la forma convencional. Pero sí podemos decir que su música es un elemento más de “Harold & Maude”, sobrepasando el mero acompañamiento y ayudando a contar mejor la historia. De hecho, compuso dos canciones expresamente para la película (y no estamos hablando de composiciones clásicas precisamente).

Para nosotros, hasta que no vimos la película, Cat Stevens era una portada de un disco que teníamos en casa (concretamente la de su famoso “Tea for the Tillerman”). Grabado tenemos en la mente ese vinilo, apoyado junto a uno de los enormes bafles de madera, y cuyo dibujo nos llamaba la atención, aunque nunca nos atrevimos a ponerlo (preferíamos poner Queen, Led Zeppelin y otras lindezas Rock). Pero después de ver la película, la cosa cambió, y las canciones de Cat Stevens empezaron a hacerse un hueco en nuestra memoria musical.

Gracias a Spotify, finalmente hemos podido recuperar sus canciones (a saber por donde andan los vinilos), y se ha convertido a día de hoy, en uno de nuestros músicos de cabecera. Quizás esto sorprenda a los que nos consideran unos metaleros empedernidos, pero nunca nos hemos cerrado a ningún tipo de música (al menos de entrada). Pero sí, tenemos que reconocer que este cantautor no parece algo que nos pegue demasiado.

Brevemente podríamos resumir la carrera del compositor en tres etapas, marcadas también por dos incidentes casi mortales. En la primera (1966-1970), se dice que fue una especie de estrella del Pop adolescente, y que vivía intensamente la vida de excesos y fama.

De esa época tenemos canciones bastante enérgicas y con mucho acompañamiento, emulando un poco los musicales que solía escuchar desde el tejado de su casa, ya que vivía cerca del barrio de los teatros.

Pero en 1968, con apenas 19 años, Cat Stevens acabó ingresado en un hospital, al borde de la muerte, afectado por tuberculosis. Durante más el año y pico que pasó hasta recuperarse del todo, Cat Stevens meditó mucho sobre su forma de vivir la vida. Algo que irremediablemente iba a cambiar su música. Un ejemplo, “Trouble”, canción que compuso durante su estancia en el hospital (y que se utilizó precisamente para “Harold and Maude”).

Estamos hablando, además, de finales de los 60 y principios de lo 70, cuando el movimiento hippie era un auténtico boom, y cuando los cantautores salían de debajo las piedras. Cat Stevens fue seguramente uno de los mejores.

Father & Son (uno de sus hits – la calidad de sonido es pésima, pero al menos es el video original)

Podemos decir que esta época fue la que dejó la mayor parte de temas míticos de su carrera, y la que más éxitos le supuso, convirtiéndose en un artista global e indispensable para entender la música de la época… ¡y de dónde salía tanto hippie!

A pesar de haber sufrido ya una experiencia traumática y haber dado un giro vuelco en su vida, parece que la metamorfosis de Cat Stevens no era completa. Tuvo que sufrir una nueva experiencia cercana a la muerte para dar un último paso. Estuvo a punto de ahogarse mientras nadaba en el mar, pero en ese momento pidió ayuda a Diós, y le prometió servirle si le salvaba. Una providencial ola le ayudó a salir del agua, y eso elicitó su último gran cambio, su conversión al islam.

La nueva religión también supuso un nuevo cambio de identidad artística, y ahora se le conoce por el más que explícito nombre Yusuf Islam. Su carrera discográfica prácticamente acabó aquí, y se dedicó básicamente a labores humanitarias, conciertos benéficos, etc., y es algo que sigue haciendo en la actualidad. Aún así, bajo el nombre de Yusuf Islam ha sacado algunos discos con toques muy espirituales y cargadas de temas religiosos.

Y hasta aquí este breve repaso a una de nuestras películas favoritas y a nuestro cantautor de cabecera, que un día se unieron para crear una de esas relaciones especiales que pocas veces se repiten (¿quizás con “Mrs. Robinson” en “El Graduado”?). Pero es que en realidad hay algo que tanto el artista como la película tienen en común, su defensa de la libertad de vivir la vida como a uno le apetezca. Y eso, cosmonautas, es sin duda #TLQM.