Otra vez Sant Jordi… ¡y hoy hace un año!

Saludos cosmonautas,

hoy es Sant Jordi, hoy es fiesta grande en Catalunya. Hoy salimos a la calle a comprar rosas, a comprar libros, y a pesar de lo que dicen de nosotros, lo hacemos para regalarlo a los demás. Hoy también es un día en que casi todos intentamos escaparnos del trabajo antes, o incluso durante la jornada, para ver si podemos evitar la muchedumbre que se suele reunir en las varias ramblas barcelonesas, y que ese día parecen mucho más pequeñas de lo que son (pero ojo, que esta fiesta no es patrimonio de Barcelona, ¡qué se habrán creído!).

Además, el día de Sant Jordi es otra fecha “celebrada” en la Arcadia, y es que fue cuando decidimos traspasar nuestro blog de Blogger a WordPress. Y aunque parezca una tontería, para este blog fue un auténtico punto de inflexión. El cambio se dió unos días después nuestra vuelta de un viaje a Japón en el que conocimos en persona a muchos bloggers (Alejandro, Jose, Micko y Oskar), y al volver, fue el propio Ale el que nos convenció de que nos pasaramos a WordPress. Tanto con la ayuda en forma de links y posts de estos bloggers, y creo también que por una navegación y un aspecto más agradable que ofrece WordPress (nadie me paga por decir esto), la Arcadia se disparó en visitas, pasamos de contar las visitas diarias por unidades a contarlas por decenas, y ahora casi podríamos decir que se cuentan por centenas. A día de hoy, y después de un año del cambio, hemos superado las 84.000 visitas, y para nosotros, que pensamos que nuestro blog es demasiado raruno y caprichoso como para llegar al gran público, nos parece que no está nada mal.

Aquí tenéis un gráfico en el que se puede ver la evolución del número de visitas mes a mes (empezamos con menos de 1000 mensuales y ahora nuestro pico está en casi 11.000). Esta subida es gracias a todos los cosmonautas que nos siguen a diario, los que hacen spam de nuestro blog a menudo, y también gracias al post guarrete de las Morning Musume.

Aquí os dejamos también el link del primer post que hicimos expresamente para WordPress (el de Sant Jordi ya venía de Blogger): el mechero de Saddam Hussein.

Pero este sigue siendo un post de Sant Jordi, y como tal, deberíamos recomendaros algunas lecturas que a nosotros nos parecen interesantes, y que podéis aprovechar para conseguir hoy, el Día del Libro, con sus correspondientes descuentos… ¡vamos allá!

La caza del carnero salvaje Haruki Murakami (Ed. Anagrama)

No se trata de ninguna novedad del que debe ser escritor japonés más leído fuera de Japón (y bastante menos dentro). En realidad es uno de los primeros libros suyos que se publicaron aquí, pero pocas veces se habla de otros que no sean Norwegian Wood (con el infame título Tokyo Blues en catalán y español) o Kafka en la playa.

En realidad es una de sus primeras obras, la que le permitió ganarse una reputación con esto de la escritura, y se podría decir que es un proyecto de sus futuros libros, ya que en mayor o menor medida se incluyen algunos de los recrusos típicos de Murakami: un protagonista treintañero desencantado, personajes “lynchinianos”, y también situacions surrealistas a más no poder. De hecho, el argumento es bastante curioso, aunque no deja de ser, al fin y al cabo, una historia detectivesca (aunque sin detectives por medio). El protagonista es un publicista que un día publica un sencillo anuncio con una foto. En esa foto aparecen varios carneros, y entre ellos, uno que supuestamente no debería existir. Un poderoso grupo empresarial y político, que guarda cierta relación con la imagen de ese carnero, empieza a chantajear al protagonista, y le amenaza de arruinarle la vida si en un mes no encuentra el lugar y el carnero que aparecen en la foto.

Con esta peculiar premisa empieza una especie de road-movie detectivesca que nosotros hemos disfrutado bastante, con dosis de surrealismo mucho más digestivas que lo habitual en Murakami, y con el estilo que todos los fans del autor reconocerán. Se considera una obra menor, pero quizás sea una buena formar de introducirse en el mundo de Murakami sin pegarse un batacazo. Por cierto, ha aparecido la versión de bolsillo.

NonNonBa Shigeru Mizuki (Astiberri)

Sant Jordi es la mejor excusa para comprar aquellos cómics que por precio consiguen que nos lo pensemos un par de veces antes de decidirnos. Además, también queda bonito regalar manga que “viste bien” (por su encuadernación) y que es un poco más “gafaspasta” (por lo de los premios en Angouleme y esas cosas de gafaspasta). Pero es que más allá de todo esto, NonNonBa es una oportunidad de adentrarse en el fabuloso mundo de los yokai del mítico Shigeru Mizuki, autor que muchos conocerán ya por Hitler (no confundir con Adolf de Tezuka), y también por la inminente publicación de su obra más emblemática, GeGeGe no Kitaro.

Decimos que NonNonBa es una buena introducción a este autor porque estamos hablando de una pseudo-autobiografía. ¿Por qué pseudo? Primero porque el protagonismo se reparte tanto entre el propio autor como la abuela NonNonBa, pero también porque la aparición de los yokai lo convierte todo en algo más fantasioso (aunque quién sabe, ¡quizás es verdad que Mizuki se encontró con tantos yokai en su niñez!). Aparte de esto, en este manga solo se nos cuenta una parte de la vida del pequeño Mizuki, cuando vivía en un pequeño pueblo, empezaba a dibujar, a enamorarse, y a descubrir el fascinante mundo de los yokai gracias a NonNonBa.

Lo que más nos gustó de este manga es esta mezcla entre realidad y fantasía, que de forma sútil nos sirve para aprender el porqué de la existencia de estos monstruos fantásticos, su auténtica función. Mizuki no nos lo explica de una forma directa, pero creemos que deja entrever como estas apariciones actúan de la misma forma que lo hacen las fábulas, que lo que hacen en realidad es darnos lecciones de comportamiento y de moral. Así pues, si no limpias la casa, te aparecerá el yokai tal, si eres despistado o chafardero, el yokai cual, etc.

Manga. La era del nuevo cómic. Paul Gravett (Ed. H. Klickzkowski)

Esto fue una auténtica sorpresa para un servidor. Durante mucho tiempo habíamos visto este enorme libro en varios sitios, y ese tamaño, y la cantidad de ilustraciones nos hacía sospechar que este era otro de esos típicos productos diseñados para engañar al fandom, y que prometen mucho menos de lo que ofrecen. Seguramente mucha gente pensaría lo mismo, o por otro lado, nadie le da importancia a un libro que trate sobre la historia del manga, pero el caso es que un día la gente de la Fnac decidió rebajar el precio hasta los 5,95 euros. Esto lo convertía automáticamente en una ganga, aunque solo fuera por el valor de algunas de las ilustraciones que lo acompañaban. Así que nos lo llevamos a casa y al poco tiempo empezamos a leerlo.

Nos sorprendió gratamente. El libro empieza con unas interesantes observaciones sobre el impacto del manga en Occidente, desde la sorpresa al descubrir que en Japón los adultos seguían leyendo tebeos, a proclamas tan ignorantes como que la alfabetización en Japón era muy baja porque la gente prefería leer mangas y no libros… En realidad no dejan de ser cuestiones  imprescindibles para entender el fenómeno en el mundo occidental, y aunque algunas de las proclamas que se mencionan son pura vergüenza ajena, lo cierto es que algunas concepciones no han cambiado tanto desde entonces.

El autor después seguirá con un interesante capítulo sobre algunas cuestiones culturales japoneses que explican el fenómeno manga en su lugar de origen, para después abordar su historia desde muy al principio, remontándose al siglo XII, a Hokusai y el ukiyo-e, repasando después las tiras cómiacs de influencia estadounidense de finales del siglo XIX, hasta llegar a la época que podríamos llamar pre-manga, con Norakuro como su máximo exponente. La historia seguirá lógicamente con la vida y milagros del padre del manga moderno, Osamu Tezuka, y luego se adentrará en el gekiga de Yoshihiro Tatsumi y otros autores, los heroes de Shotaro Ishinomori, la mítica Sazae-san, Ashita no Joe… Además, también hay espacio para dedicar algunos capítulos a géneros como el Shoujo, el Shonen, y también los manga para adultos, en ambos sentidos de la expresión.

En definitiva, se trata de un repaso exhaustivo y muy documentado de la historia del manga, abarcando un gran número de autores, obras, géneros, y además con una extensa selección de imágenes de viñetas y portadas que ilustran muy bien el texto. Nosotros hemos aprendido mucho sobre la historia del manga gracias a este libro, y creemos que será del agrado de cualquiera que tenga un mínimo de interés por el origen y la evolución del manga.

Si queréis ver las recomendaciones del año pasado, y que siguen vigentes, podéis hacerlo aquí.

Y esto fue lo que compramos nosotros el año pasado.