Zombies, Kung Fu, y niños lobo en Sitges 2012

Saludos, cosmonautas.

Un año más, y ya van unos 8 o 9, que somos fieles a la cita de Sitges, el fabuloso festival de cine fantástico de Catalunya. Nosotros no podemos permitirnos el lujo de pasarnos ahí una semana, pero estamos satisfechos con las 8 películas que hemos podido ver. Y podrían haber sido más, pero lo de este año con las entradas ha pillado a mucha gente por sorpresa. Si hasta el año pasado era práctica habitual comprar las 3 o 4 entradas para las películas que más ganas tenías ver, y dejar para el mismo día las compras del resto (después de oír los comentarios de pases anteriores, recomendaciones, etc.), este año ha sido imposible, ya que prácticamente todas las sesiones estaban agotadas, incluso se agotaron las maratones del último día antes de saberse las películas que se iban a proyectar (y no entendemos como la gente se compra las entradas en función del sitio y no de las películas).

En cualquier caso, lección aprendida, y el próximo año tendremos que comprar todas las entradas lo antes posible. Y lo mismo con los hoteles, que este año la gente ha volado para reservar habitación.

Pero vamos a lo que más os debe interesar a vosotros, las películas.

WRONG de Quentin Dupieux

Quentin Dupieux sorprendió el año pasado con “Rubber”, una extraña película que narraba las peripecias de un neumático asesino, y este año vuelve con más humor absurdo, que no tonto.

La premisa de “Wrong” es de lo más sencilla, un hombre no muy afortunado en la vida, pierde a su perro. A partir de ahí, lo que veremos es un desfile de personajes y situaciones inverosímiles que encajan con ese título tan descriptivo que le han dado a la película.

Aunque no queremos soltar muchos spoilers, os describiremos la primera escena, para que entendáis qué es “Wrong” (tarea nada fácil). Nos encontramos con un bombero que se pone a cagar enmedio de una carretera, se abre el plano y vemos a sus compañeros apoyados en el camión contemplando la escena. Mientras, a un lado, arde una furgoneta, sin que los bomberos hagan nada al respecto. En definitiva, algo no está bien. Y aunque quizás el resto de escenas no sean tan escatológicas, encontraremos diálogos y situaciones sorprendentes, que te descolocan por inesperadas, y que consiguen provocar tanto la incredulidad como la carcajada.  El hecho de situar la acción en una de esas típicas e idílicas zonas residenciales americanas, con sus jardineros y vecinos amistosos, aún refuerza más esa sensación WTF tan fabulosa que crea Dupieux en casi cualquier escena.

Grata sorpresa, y una de las películas que más vamos a recomendar de este Sitges 2012. Asegurandoos que se os va a quedar grabado para siempre una de las imágenes recurrentes de la película: el despertador del protagonista.

TOWER BLOCK de James Nuny y Ronnie Thompson

Parece que los ingleses le han cogido gusto a esto de hacer películas en esos enormes bloques de pisos que tienen en Londres. Después de “Attack the block”, este año tenemos una nueva aventura en idéntico escenario, pero con unos resultados muy distintos.

La película habla de los últimos ocupantes de uno de estos colosales edificios que esperan a ser realojados, pero que una mañana son sorprendidos por un francotirador que empieza a eliminarlos de forma contundente y despiadada. Situación claustrofóbica y desesperada, que obligará a los vecinos a que se estreujen los sesos para intentar encontrar una salida.

La película es realmente brutal, sin concesiones ni manías, y con un par de personajes interesantes, especialmente el que interpreta Jack O’Connell, que borda de nuevo el papel de inglés paleto pero hijo de puta que ya vimos en la excelente “Eden Lake” hace un par de años también en Sitges. Y aunque en general el buen nivel se mantiene a lo largo de toda la película, el final puede ser algo decepcionante. No porque no convenza el desenlace, sino porque quizás no era necesaria la “sorpresa final” para redondear la película ni para explicarla, ya que el desarrollo de la acción es más interesante que las razones que pueda haber detrás.

http://www.youtube.com/watch?v=K5Ysxp3MXek

COCKNEYS vs. ZOMBIES de Matthias Hoene

Que los zombies están de moda no hace falta que lo digamos, es más que evidente. Que el humor y los zombies siempre han sido una buena pareja, también es cierto. Y que los ingleses saben hacer buenas películas de la temática ha quedado demostrado tanto con “Shaun of the Dead” como con la saga de “28 Days Later”. En esta ocasión, “Cockneys vs. Zombies” parecía tomar el relevo de la primera, poniendo en un mismo saco a los habitantes del East End de Londres (clase obrera con un acento muy característico) y los zombies de toda la vida (aunque con un origen poco canónico). Las expectativas eran bastante altas, y no pudimos evitar llevarnos una cierta decepción.

Aunque la sesión transcurrió entre risas y aplausos por algunos buenos momentos de acción y comedia, “Cockneys vs Zombies” no deja de ser una más entre las recientes películas del género que explotan esa idea de mezclar estereotipos sociales con zombies. Y para ser sinceros, en “Shaun of the Dead” se hizo mucho mejor. Quizás el problema es que los personajes son menos exagerados de lo que uno espera, al menos con semejante título, y por otro lado, se toman la situación con una naturalidad poco creíble. Si bien los protagonistas empiezan siendo unos ladronzuelos de tres al cuarto, a los cinco minutos ya se han convertido en máquinas de matar zombies. Es cierto que hay algunas reglas que se suelen seguir en el género zombie, pero aquí se dan tan por sentado que apenas hay conflictos, dudas, miedos, o cualquiera de las reacciones razonables en una situación parecida (hayas visto muchas pelis de zombies o no). Lo único realmente original deben ser las escenas en la residencia de ancianos, pero todo lo demás es un deja vu constante.

http://www.youtube.com/watch?v=eH3p-giK1MU

WOLF CHILDREN de Mamoru Hosoda

Otro director de éxito que vuelve a triunfar en Sitges. Mamoru Hosoda ha ganado cada el premio Anima’t de Sitges cada vez que ha participado, así pues, “Wolf Children” repite el éxito de “La chica que saltaba a través del tiempo” y “Summer Wars”. Y no es para menos, ya que para nosotros ha sido de lo mejor que hemos podido ver estos tres días de festival.

El anime empieza con la típica historia de chico conoce a chica, pero con la diferencia de que el chico es en realidad un hombre lobo. De todos modos, surge el amor, y acaban llegando un par de retoños. Después de las dificultades para ocultar la auténtica naturaleza de sus hijos, la madre se llevará a los niños a la montaña, donde espera que sean ellos mismos los que decidan si quieren vivir como humanos o como lobos.

Primero, un par de advertencias. Que nadie caiga en el error de compararla con las otras dos obras del mismo director, porque se equivocará. Y nadie debería esperar encontrarse con grandes batallas de hombres lobos u otras fantasías. Esta película se parece más a “Mi vecino Totoro” que a otra cosa, aunque sus concesiones fantásticas se limitan a los dos niños-lobo, y es mucho más realista de lo que uno pueda imaginar por su argumento.

No hace falta decir que en el aspecto gráfico es fabuloso. Los fondos son espectaculares, y esa animación con sus diseños sencillos, que tan bien transmite las emociones de los personajes, es un contrapunto al que ya nos tiene acostumbrados el director.

Hay que tener claro que esta película es un canto a la naturaleza y a un modo de vida más sencillo, con lo cual el ritmo es pausado y contemplativo, un conjunto que quizás los japoneses saben apreciar mejor que nosotros por sus idiosincrasias particulares. Pero también es una película que nos habla de la educación y el crecimiento de esos dos niños, de la pérdida la inocencia y su camino para convertirse en adultos independientes. Y es ahí donde Hosoda nos coge por los cataplines y nos emociona, e incluso nos hace llorar, pero de alegría.

http://www.youtube.com/watch?v=8xLji7WsW0w

THE THIEVES de Choi Dong-Hoon

El filme se nos presenta como un revienta-taquillas en Corea del Sur, que lleva la friolera de 13 millones de espectadores. Enrique Garcelán de Cine Asia explicaba en la presentación que eso significa que uno de cada 4 coreanos ha visto la película. Incluso conseguido desbancar a la mítica “The Host” de 2006.

En “The Thieves”, Choi Dong-Hoon no nos cuenta nada nuevo, de hecho, las comparaciones con “Ocean’s Eleven” están más que justificadas. La historia habla de un grupo de ladrones coreanos que planea un golpe en uno de los casinos de Macao. Para ello tendrán que aliarse con otro grupo de Hong Kong, y con un viejo conocido del que no se fían para nada. Y hacen bien, porque aquí no te puedes fiar de nadie.

Si bien la premisa no tiene nada de original, os podemos asegurar que a la hora de ver acción, confiamos ciegamente en los coreanos y los hongkoneses, y en “The Thieves” no defraudan, con algunas escenas de acción fantásticas (como la de la persecución que tiene lugar entre ventanas y balcones de un edificio). Aún así, nos quedamos con la sensación de que la película podría haber sido algo más. Es decir, algo más espectacular y algo más sorprendente, pero quizás sea porque últimamente los coreanos nos tienen demasiado bien acostumbrados (por ejemplo, con “The Yellow Sea”).

De todos modos, os recomendaremos mil veces antes “The Thieves”, que cualquier película de ladrones llena de estrellas hollywoodienses. Y aquí también tienen su dosis de estrellas, como Simon Yam, que siempre es un plus, y el bellezón Gianna Jun.

http://www.youtube.com/watch?v=TvW9YO_K7j8

VOUS N’AVEZ ENCORE RIEN VU de Alain Resnais

Como os decíamos al principio, este año ha sido difícil, o casi imposible, encontrar entradas el mismo día de la proyección. Eso ha hecho que en algunos casos, hayamos tenido que comprar “lo que había”. Este es el caso de “Vous n’avez encore rien vu”, el bodrio insufrible que he tenido que soportar en Sitges (cada año toca alguno, pero este se lleva la palma).

Quizás se me pueda acusar de ignorante, porque no conozco absolutamente nada de este director francés de 90 y tantos años, fundador de la Nouvelle Vague. Y que no conozca a ninguno de los actores famosos que aparecen en el filme, seguramente no ha ayudado a que pudiese apreciar el valor que debe tener reunirlos a todos en un mismo rodaje. Pero a pesar de intentarlo durante al menos 20 minutos, no encontré absolutamente nada a lo que agarrarme.

La película cuenta la historia de un director que, al morir, consigue reunir a todos los actores que durante años habían interpretado sus obras bajo un mismo techo. Ahí les mostrará una de sus obras realizada por un grupo de actores más jóvenes. Poco a poco, los veteranos, que se interpretan a si mismos, irán recordando sus partes de la obra y vuelven a interpretarlas, interactuando con el vídeo, y al final representándola ellos íntegramente, en lo que parece ser un ejercicio de experimentación que mezcla el cine y el teatro de una forma, según dicen algunos críticos, sublime.

Que si el metacine por aquí, y el metacine por allá, pero yo creo que el gran momento de metacine es cuando uno de los personajes se pone a roncar, algo que reflejaba lo que estaba pasando en varias de las butacas de la sala. Y por mucho que se quiera vestir de experimento y atrevimiento cinematográfico, yo lo único que vi fue un dramón teatral algo caduco, y un final totalmente estúpido.

http://www.youtube.com/watch?v=lMI-4H1jigU

TAI CHI ZERO de Stephen Fung

Menuda sorpresa nos hemos llevado con esta película. Aunque nos fuimos al cine esperando la enésima producción de artes marciales espectaculares, pero sin nada más que aportar que simple acción (y que conste, que para nosotros ya era suficiente), nos hemos encontrado con una película original y divertida como pocas.

Concebida como una saga, esta primera parte nos narra la historia de un jovencito Yang-lu Chan (personaje histórico real y creador del Tai Chi Chuan), nacido con una pequeña deformación en la cabeza que por un lado le da una energía descomunal, pero por el otro pone en peligro su vida. Para intentar salvar su vida, le recomiendan que vaya a la villa Chen, donde un maestro puede enseñarle un estilo de kung fu que le va a ayudar a sobrevivir.

Hasta aquí, todo parece de lo más típico. Pero el gran atractivo de esta película es su ejecución. Se podría decir que estamos ante una película de kung fu modernizada, que aprovecha todos los recursos posibles para ofrecer una estética y un ritmo acorde con el siglo XXI. De hecho, a muchos les recordará a Scott Pilgrim, con esa fusión del estilo videojuego y el cinematográfico (y con una banda sonora que incluye a grupos como “In Flames” – esto sí que es una sorpresa mayúscula). Pero “Tai Chi Zero” tampoco abusa de estos recursos, sino que se integran de forma inteligente, no toman el protagonismo, simplemente aliñan el resultado final (en un filme donde el 3D SÍ se aprovecha como se debería). Por otro lado, la acción basada principalmente en el cable, pero con toques de un kung fu más clásico, ofrece un buen equilibrio entre lo plausible y lo increíble, que puede gustar incluso a los más puristas de las artes marciales.

Pero más allá de esto, el filme destaca también por su sentido del humor, que afortunadamente no llega a hacerse cargante, y también por ofrecernos una visión de los malos de la película poco habitual en este tipo de confrontaciones. Si en la mayoría de películas de Kung Fu, los malos son muy malos, en “Tai Chi Zero”, entenderemos sus motivaciones, e incluso podremos llegar a poner en duda quien es el malo de la película, o en todo caso, quien es el responsable de lo que ocurre en esa pequeña villa china.

No podemos dejarlo sin hacer mención a otros de los elementos que convierten esta película en algo diferente: la inclusión de la estética steampunk. Así es, las patadas y las llaves secretas de Kung Fu se mezclan con aparatos mecánicas propulsados con carbón, que representan la invasión de la tecnología y la ideología occidental en China.

Así pues, estamos ante una película que reúne un montón de influencias y que las muestra sin complejos. Y si bien algunos verán en ella un simple ejercicio de estética superficial, nosotros hemos visto un filme explosivo, original, divertido y sin pretensiones, que consigue lo que se propone e incluso ofrece más de lo que uno espera. ¡Impacientes por ver la segunda parte!

http://www.youtube.com/watch?v=_LSX_UH0F9g

PAINTED SKIN: THE RESURRECTION de Wuershan

Aunque no hemos visto la primera parte, dirigida por Gordon Chan, y que China mandó a los Óscar, nos pareció que realmente no hacía falta conocerla para poder entender de que va esta drama épico-romántico-fantástico en 3D. Aunque somos grandes aficionados al cine oriental, nuestro contacto con las típicas películas de fantasía han sido bastante limitados (“Una historia china de fantasmas”, “La novia del cabello blanco” y algunas pocas más), así pues nos pusimos a ver la película con muy buena predisposición, aunque no por ello con nuestras dudas y temores a encontrarnos con uno de esos bodrios infumables y artificiosos. Pues ni lo uno ni lo otro.

La película nos habla de una bruja-zorro que después de años atrapada bajo el hielo consigue escapar, y sobrevive a base de arrancar corazones humanos. Para conseguir ser humana y así huir de sus perseguidores, tiene que conseguir que un humano le entregue su corazón de forma voluntaria. La bruja inmiscuyéndose en el romance de una princesa y su guardián, algo que precipitará una crisis con el reino vecino.

Que la película es larga y demasiado lenta no lo vamos a negar. De hecho, no es una película para todos los públicos, y mucha gente hará bien en salir corriendo. Pero aún así, nos ha parecido una buena historia, y nos la hemos creído (incluso con algunos giros de guión inesperados). De hecho, aunque muchos puedan acusarla de que simplemente se basa en los efectos especiales, están mucho menos presentes que en otras producciones similares, dejando que el peso recaiga en el trío principal de actores, y esos otros dos secundarios que aportan esa nota de humor más que necesaria para aliviar todo el dramatismo que domina en la cinta.

No es un películón por mucho que lo pretenda, pero tampoco es una de esas películas artificiales y sin sentido que a veces podemos encontrar en la fantasía china. O es que quizás somos nosotros los que no lo entendemos (allí obtuvo algún que otro récord de taquilla).

http://www.youtube.com/watch?v=DwoS-O2idNM

Y hasta aquí nuestro repaso a estos tres días de películas de Sitges, en la que hemos podido ver un poco de todo, y en la que hemos acertado bastante con nuestras elecciones (1 bodrio de 8 posibles no está nada mal). Ahora a esperar pacientemente que llegue un año más, pero antes de irnos, y para que os queden claras nuestras preferencias, ahí va nuestro ranking (y que conste que las tres primeras están casi a la par):

1. Wolf Children

2. Wrong

3. Tai Chi Zero

4. Tower Block

5. The Thieves

6. Painted Skin: The Resurrection

7. Cockneys vs. Zombies

8. Vous n’avez encore rien vu