Otakus, japonófilos y la bandera imperialista japonesa

Saludos, cosmonautas.

Hace poco se presentaba el XVIII Saló del Manga de Barcelona, que este año tendrá lugar del 1 al 4 de Noviembre. Finalmente se reveló el que iba a ser el cartel de esta edición, obra de Susy Brullón Costas. El cual tiene el siguiente aspecto:

En general no tengo queja alguna del cartel, de hecho, me gusta bastante, y ese toque con las torres del Passeig Maria Cristina quedan de fábula para dar cuenta de la nueva ubicación. Pero hay algo que chirría mucho, algo que veo continuamente en carteles de otros salones, eventos, o incluso diseños de ropa que quieren darle un toque japonés al asunto. Está en la camiseta del chico, un sol naciente de rayos rojos: la bandera “Kyokujitsu-ki”. 

Esta “bandera del sol naciente” era la bandera de guerra que utilizaba la Armada Imperial Japonesa desde finales del siglo XIX y la insignia de las fuerzas navales hasta justo después del fin de la IIa Guerra Mundial (y como veremos luego, se ha recuperado su uso). No es de extrañar entonces, que para los países que fueron invadidos y masacrados por los japoneses en esa época (como chinos y coreanos), dicha bandera tenga connotaciones negativas, por no decir que se considera un símbolo muy ofensivo. De hecho, incluso en el propio Japón, este trapo no goza de una gran popularidad, y se asocia a menudo con los grupos ultra-nacionalistas de extrema derecha; aquellos que suelen pasearse con furgonetas por el Yasukini-jinja con sus proclamas políticas fascistas y racistas (Uyoku Dantai). Actualmente sigue en uso, con algunas variaciones, en las Fuerzas de Autodefensa marítimas y terrestres, e incluso en algunos productos (bebidas, un periódico). Pero es evidente que ya no se considera la bandera que debería representar Japón, y mucho menos en contextos internacionales, por esa asociación al pasado imperialista japonés.

Al parecer, muchos otakus, japonófilos y similares, no son muy conscientes de lo que representa dicha bandera. Ya sean en una camiseta, en el fondo de un cartel, o incluso en un logo, los ejemplos del uso de este símbolo en occidente están por todas partes. Entendemos que la bandera con los rayos de sol quedan mucho más bonitos en la mayoría de diseños (¡es muy japo!). Entendemos que dan mucho juego con lo del “país del sol naciente”, y que en definitiva dicha bandera es mucho más estética que la, quizás, aburrida bandera oficial. Pero chicos y chicas, teniendo en cuenta la historia de esta bandera, ¿no os parece un poco de mal gusto su uso indiscriminado? En cierto modo es como si en todas partes se utilizara una esvástica para representar a los alemanes, o que se usará la bandera española del aguilucho para España (como se hizo en una edición del Street Fighter II, que puede ser gracioso, pero no deja de ser un gazapo mayúsculo).

Es evidente que no hay ninguna mala intención en el 99,9% de los casos en los que se utiliza esta bandera, y la lectura más razonable es el puro desconocimiento. Pero amigos y amigas, tampoco hace falta ir por el mundo enarbolando la bandera de la ignorancia.