BIO

DSCN5694

Tras el Capitán Urías se esconde Oriol Estrada Rangil, un catalán de 30 y pocos años, licenciado en Psicología, con un máster en Estudios de Asia Oriental, y después de más de 6 años trabajando en la investigación de mercados, ahora dedicado a aprender en temas multimedia y a trabajar en temas relacionados con el cómic.

El Capitán es un  ser inquieto, que vive en alerta constante en busca de nuevos conocimientos culturalmente dispersos. Escribir, editar vídeos, dibujar, hablar, viajar lejos de casa siempre que el tiempo se lo permite, todo se convierte en un aprendizaje continuo, el cual quiere compartir (y de ahí este blog). Lo que más encontrarás aquí es información sobre todo tipo de cómics, cultura japonesa, cine, series, viajes y todo aquello que su autor crea que es digno de compartirse o de formar parte de…

“TODO LO QUE MOLA”

Algunos de los logros de esta nave interestelar han sido estrenar dos documentales en el Saló del Manga de Barcelona (Crónicas desde Cipango en 2010 y Songokumanía en 2012), y conseguir que ambos diesen la vuelta por varios salones españoles. También está el haber ganado el Premio Bitácoras 2010 al Mejor Videoblog. Durante un tiempo, fue tertuliano habitual en el programa de Catalunya Ràdio, Generació Digital. Es responsable de la popularización del hashtag #TLQM en Twitter, y que 2 o 3 personas lo usan de forma regular (aunque algunos miles lo usan como “te la quiero morder” o “te la quiero mamar”).

Actualmente co-presenta con Àlex Santaló el programa de tertulia culturalmente dispersa The Hellfire Club en Radio Ateneu del Clot. Podéis encontrar los podcasts (en catalán) aquí (con colaboradores de la talla de Cels Piñol, Marc Pastor, Daniel Ausente, Jordi Sánchez Navarro, Joan Tretze, Andrés PSN, Fausto Fernández y más). Además, también colabora mensualmente con el programa de La Xarxa, Més Enllà de la Vinyeta (programa bilingüe), y forma parte de la Redacción Manga del popular portal comiquero, Zona Negativa.

“Me llaman El Capitán…
Viviré libre bajo la bandera de la calavera,
en este mar sin futuro,
hasta que las fuerzas me abandonen…
viviré libre bajo mi propia bandera…”